Trabajo 3.0: qué es, cómo funciona y cómo iniciarte

Publié le - Dernière modification le

Trabajo 3.0, teletrabajo, trabajo online, trabajo freelance... y algún que otro sinónimo más podríamos encontrar. A nosotros nos gusta llamarle Trabajo 3.0 por distintas razones: probablemente la evolución de una web 2.0 a una web 3.0 sea la causa de este cambio laboral que permite a los profesionales trabajar por Internet desde cualquier lugar (desde casa o, más idealmente, desde una isla en el Caribe): el Trabajo 3.0 es una forma de trabajar que evoluciona según evoluciona Internet. También nos gusta decir que todo lo que puede hacerse online puede hacerse en Nubelo, pero éste es otro tema.

¿Qué es el Trabajo 3.0?

El Trabajo 3.0 es la nueva forma de trabajar, y se lleva a cabo a través de plataformas de gestión de trabajo online como Nubelo. Sus características básicas (y que, a mi parecer, lo hacen terriblemente atractivo) son: es remoto, porque se hace a través de un ordenador conectado a Internet desde cualquier punto y se entregan proyectos a cualquier otro punto del Planeta, es decir que se hace en un lugar diferente del de la empresa que contrata;  es flexible para empresas y para profesionales, porque permite dedicarse a diversos proyectos a la vez, permite escoger libremente con y para quién trabajar, permite administrar el tiempo como buenamente se quiera y pueda, permite decidir cuánto cobrar y cuánto pagar...; es global, porque te facilita, como empresa, acceder a talento sin límites geográficos y, como profesional, te permite acceder a clientes de todo tipo y procedencia; es a la carta o bajo demanda, porque es como escoger un plato entre miles de opciones en un menú... y un largo etcétera. [Tweet "El Trabajo 3.0 te sitúa a un clic de encontrar el mejor talento y reclutarlo para tu equipo"]

Principales ventajas para empresas

  • Ahorro.
No nos engañemos. Ésta es la mejor de las ventajas, sin duda. Soy malísima en matemáticas, pero no me cuesta demasiado comparar lo que cuesta contratar a alguien en plantilla (teniendo en cuenta todos los tiempos muertos, la curva de aprendizaje, las lagunas de producción...) con contratar a alguien puntualmente si los picos de trabajo aumentan, o por horas si se necesita un apoyo limitado si no puede asumirse la carga de trabajo. Pagas por proyectos, lo cual te ahorra pagos humanos extra, gastos estructurales y miles de gastos más.
  • Acceso a talento certificado.
Está claro que todos queremos que las cosas salgan bien. Y para eso necesitamos al mejor freelance. Lo bueno de esto es que los freelance están certificados y tienen una calidad fácilmente demostrable: sin mediar palabra con ellos puedes averiguar si es bueno en lo que hace. No te hacen falta habilidades telepáticas, sólo tienes que echar un vistazo a su perfil: valoraciones, portfolio con muestras reales de trabajos, experiencia laboral...
  • Inmediatez.
Pueden surgirte miles de necesidades concretas en los periodos de trabajo: si la carga de trabajo aumenta, lo tienes tan fácil como contratar a un freelance en quien depositar ciertas tareas que te roban demasiado tiempo para concentrarte en tareas verdaderamente importantes. Es tan inmediato como publicar tu proyecto, esperar (como mucho) 24 horas y disponer ya de algunos profesionales interesados que te envían sus propuestas. Sólo tienes que elegir la que más encaja con tus objetivos, presupuesto, gusto, etc. y empezar a trabajar. Así de fácil y rápido. El proceso de selección y contratación es mucho más rápido.
  • Seguridad.
Sí. Seguridad. No te está permitido entrar en pánico. Podrías pensar que esto de contratar, gestionar y pagar por Internet a un programador que no has visto en tu vida es peligroso. Pero no te dejo que lo pienses, porque no es así. En el momento de contratar al profesional, realizas un depósito en garantía que permanece en tu cuenta. No pagas nada antes de recibir el trabajo terminado. Sólo pagas en el momento de validar el trabajo hecho. ¿Te satisface? Entonces pagas. Por eso es imprescindible, repito: im-pres-cin-di-ble, que todas tus comunicaciones y gestiones sean en la plataforma, porque así queda todo registrado en caso de tener que mediar entre las dos partes.

Principales ventajas para profesionales

  • Libertad y felicidad.
No volverás a verte así nunca más, porque vas a poder gestionar tus tiempos como se te antoje, repartiendo las horas entre tu vida profesional y laboral como más te convenga, y vas a poder escoger con quién trabajas, quién conforma tu cartera de clientes es algo que vas a decidir tú y nadie más que tú. ¿Tienes familia? No pasa nada, el Trabajo 3.0 te permite conciliar tu vida personal con tu trabajo, porque tú mismo/a gestionarás tus horarios de trabajo y tus proyectos y clientes de forma que puedas dedicar tiempo a tu familia. Al final, serás más feliz por poder dedicarte a lo que te apasiona.
  • Reputación online.
Tus logros profesionales son visibles para todo el mundo (en la medida en que tú los pongas a nuestro alcance, claro). Tú conformas tu perfil con trabajos previos, con tu experiencia laboral... pero no sólo eso, sino que tus clientes valoran lo maravilloso que fue trabajar contigo, de modo que el resto de clientes potenciales tiene referencias para decidirse por ti.
  • Mayor rendimiento.
Desarrollarás tú solo/a más proyectos de lo que jamás habías imaginado y en menos tiempo.  No dependerás de un jefe que te ordene cuándo y cómo hacer tu trabajo, porque tú mismo/a vas a ser tu jefe y vas a saber rentabilizar tus horas y habilidades.

¿Cómo funciona el Trabajo 3.0?

Más abajo te concretaré cómo hacerlo para trabajar 3.0. En este apartado quiero hablarte de un par de asuntos que necesitarás para desenvolverte de forma funcional y exitosa.

Equipos virtuales.

Es ideal formar un equipo online o virtual a partir de varios freelance. El Departamento de Marketing de Nubelo funciona así: el 70% de los trabajadores son freelance: hacemos reuniones cada semana (¡o más!), somos unos enfermos de Basecamp*, estamos conectados casi las 24 horas del día, tenemos perfectamente claras las funciones de cada uno y, aunque estamos separados por muchos kilómetros (océanos enteros, en varios casos), es como si estuviésemos en la misma oficina. Sólo nos hace falta un guía (Ferran Calatayud, lo conocerás) que nos oriente y nos felicite y nos riña cuando hace falta. Y ése serías tú. Con tu equipo virtual perfectamente funcional y productivo.

Herramientas colaborativas (hay muchísimas más, pero esto es para empezar).

*Basecamp. La herramienta más genial (de verdad) para gestionar tus proyectos. Se trata de un gestor de tareas online para equipos de personas que trabajan online. Te salvará de la locura, créeme. Organizarás las etapas de un proyecto por listas de tareas, podrás colgar directamente partes del proyecto, documentos y lo que tú quieras para ir chequeando cómo va todo. Dropbox o Google Drive. Herramientas para compartir archivos en la nube. Son clave para tener a mano todo lo relativo al proyecto sin necesidad de ocupar espacio en tu ordenador. Y sí, también es seguro. Skype. Clave para comunicarte con tu equipo. Además de la mensajería de Nubelo (que te obligo fuertemente a usar), puedes usar las llamadas gratuitas de Skype para reuniones rápidas.

Bien. Ésta es la teoría. ¿Cómo iniciarte en el Trabajo 3.0?

Iniciarte como empresa

Regístrate como empresa en Nubelo. Tendrás que dejarnos algunos datos y luego ya podrás Publicar tu proyecto. Una vez publicada tu necesidad, recibirás propuestas de profesionales interesados en trabajar para ti. Deberás valorarlas y, en función de tus objetivos, tu presupuesto, tus condicionantes, tus fechas límite, deberás escoger la que mejor encaje. Después, charla con el profesional para dejar claras las etapas y condiciones del proyecto y, cuando el profesional termine de hacer su trabajo, evalúalo para corregir cualquier desvío o error y sólo dalo por terminado cuando cumpla con los objetivos marcados al inicio. Después, libera el pago y valora al profesional. Trabajo 3.0. Publica ahora tu proyecto.

Iniciarte como profesional

Regístrate como profesional en Nubelo. Después, realiza el test que te permitirá enviar propuestas y completa tu perfil. Debes agregar una foto y una descripción donde se refleje tu profesionalidad. Analiza qué habilidades son tus puntos fuertes y regístralas todas en el apartado correspondiente. Rellena tu portfolio con imágenes de trabajos que ya hayas realizado y pide recomendaciones a clientes anteriores, para no empezar en blanco en la plataforma. Incluye tu formación y tu resumen y experiencia laborales. Es imprescindible que tu perfil esté lo más completo. Después, haz una búsqueda de proyectos y envía propuestas solamente a aquellos que encajan con tus habilidades. Cuando te adjudiquen tu primer proyecto, dedícale las horas que consideres necesarias, sé claro/a con el cliente y entrega un producto de calidad. Después, recibirás tu pago y tu valoración. Y, así, irás construyendo tu reputación como profesional del Trabajo 3.0 e irás aumentando tu cartera de clientes. Esto es un resumen, en el Manual del Freelance encontrarás todas las claves con mucha más profundidad.

¿Qué esperas?

En definitiva, seas empresa o seas profesional, lo que está claro es que el Trabajo 3.0 ha llegado para quedarse y que puede aportarte muchísimas buenas experiencias, además de, claro, dinero y ahorro. Nos encantará recibirte en este ya no tan pequeño universo de trabajo :) #nubelosomostodos

Souscrivez maintenant pour des mises à jour hebdomadaires

Restez à jour avec les meilleurs articles de la communauté Freelancer. Souscrivez maintenant pour le meilleur contenu de Design, de Développement et de Freelancer chaque semaine.

Article suivant

Drupal: primeros pasos