Diseño: el discreto encanto de la versatilidad

Publié le - Dernière modification le

 
La tendencia actual es buscar la especificidad de conocimiento, “construir” un experto ideal. Sin embargo, en diseño se trabaja fusionando áreas, borrando los límites entre lo hablado y lo escrito, lo tallado y lo impreso, lo pictórico y lo digital. Para diseñar abrimos las compuertas neuronales en una cascada fluida, continua, algunas veces deliberada y otras al azar. [embed]http://youtu.be/6soZufDIzO0[/embed]

¿Hay que ser especialista en todo?

Por supuesto que no, Leonardo da Vinci solo hay uno. Pero debemos conocer a fondo lo que hacemos para detectar qué no sabemos. Tener la capacidad cognitiva para tomar decisiones fundamentadas en la información.

Probando 1, 2, 3

Aunque hasta ahora no lo hayamos puesto en palabras, lo primero que hacemos cuando leemos las ofertas es evaluar. ¿Nos interesa? ¿Qué tipo de trabajo es? ¿Está dentro de nuestra experticia? ¿Necesitamos contar con más gente? ¿Tenemos que adquirir o profundizar conocimientos? Para todas estas preguntas debemos encontrar respuestas que nos satisfagan, ya que en buena medida actuarán como catalizadoras de nuestro interés y pro-acción. De ellas depende que decidamos cotizar un trabajo, o no. Diseño analógico.

 ¿Tenemos que hacer todo o podemos subcontratar?

Cuando presupuestamos un paquete de trabajo, no siempre tenemos el tiempo o la habilidad específica para hacerlo en su globalidad. Aun así, podemos estar en condiciones de cotizar un producto final, como 1.000 ejemplares de un libro cosido a hilo, con tapas y solapas protegidas con polipropileno, por ejemplo. O un catálogo de modas encartado en el suplemento del diario domincal. La clave está en diseccionar el proceso en grandes áreas para después desmenuzar el contenido, transformándolo en información vital. ¿Todo está dentro de nuestra competencia? ¡Excelente! ¿Hay secciones que no? Entonces… Si tenemos que transferir parte del trabajo, es muy importante que seleccionemos cuál y tomar la decisión de a quiénes pediremos presupuestos. Deben ser colegas con los que ya hemos hecho cosas, o referidos con reputación comprobada. Al final de todo, somos la cara visible y quienes comprometemos nuestra reputación. Muchas veces el cliente nos contrata por nuestros antecedentes; otras, porque ya trabajó con nosotros o conoce nuestros productos. Cualquiera que sea el motivo por el cual nos eligió, no hay forma de que en este Universo Gráfico y Digital lo decepcionemos, no cumplamos con sus expectativas de calidad o deadlines. Simplemente es impensable, sería una aberración de la naturaleza. Es algo que no puede pasar. ¿A alguien se le ocurre que Clark Kent use after shave de kriptonita?

Para poder pedir, hay que saber

Las grandes empresas reclutan trainees para “pasearlos” por todos los ámbitos. ¿Por qué? Porque es eficiente conocer los distintos ángulos del mismo poliedro. Sabremos qué pedir y qué esperar, detectar si está bien o si podría estar mejor, porque sabemos cómo se hace. Nosotros no debemos aspirar a nada menos que la excelencia.

Una manzana

Tan inequívoco como la Ley de Gravedad de Newton es la Ley de Permanente Actualización del Diseñador. Y si no existe esa Ley, debería. Porque su ignorancia no nos exime de la pena por no acatarla. Igual que la manzana siempre cae del árbol a 9,8 metros/segundo² por la Fuerza de Gravedad, es ineludible entrelazar nuestros sentidos con las pulsaciones que mueven o conmueven al mundo. No vamos a convertirnos en historiadores para hacer un libro de historia o en biólogos para uno de fauna marina. No seremos cineastas para hacer clips o programadores para cambiar los estados de un botón. Pero tenemos que saber cuándo necesitamos delegar en otro profesional y dónde encontrarlo. Debemos manejar con solvencia la planificación, la organización y el método. Saber ilustración, maquetación y graficado. Desarrollar infografías. Comunicación. Fotografía, video y audio. Técnicas de animación, programación. Fotomecánica, impresión offset y digital, encuadernación. Websicosas para el reino de Goodgle. Conocimiento de arte y de técnicas, de arquitectura de software y hardware… y hasta de historia y política. Nada se escapa. Todo tiene diseño. Y hay diseño de diseños, reelaboraciones de las formas exitosas de la naturaleza transladadas a la ergonomía de un faro de auto, por ejemplo, o a la arquitectura de una casa para evitar pérdida energética. Banner colaboración Diseño Nada se destruye. Todo se diseña, y entonces, se transforma.

Souscrivez maintenant pour des mises à jour hebdomadaires

Restez à jour avec les meilleurs articles de la communauté Freelancer. Souscrivez maintenant pour le meilleur contenu de Design, de Développement et de Freelancer chaque semaine.

Article suivant

Los 5 elementos que no pueden faltar en tu página web